EVIDENCIAS DESDE EL PUNTO DE VISTA ECONÓMICO:

EL liberalismo trata de disminuir el peso del Estado lo máximo posible en un contexto de libre mercado (libre circulación de personas y capitales en un marco con Estado de Derecho e Instituciones sólidas que protejan la propiedad, la vida y los contratos). Este sistema no solo es más ético (elimina toda coacción gratuita y disminuye al mínimo la coacción necesaria), sino que es dinámicamente más eficiente a la hora de asignar los escasos recursos entre sus usos prioritarios, posee un sistema de incentivos que promueven la innovación, la creación de riqueza y una mayor prosperidad para todos.

La prosperidad que consigue crear la función empresarial es respaldada por la teoría económica y la evidencia empírica:

Una prueba del éxito del mercado libre en el ámbito económico se puede ver en un contexto de Estados mínimos como los Estados con un peso del 5% del PIB en el siglo XIX (la mayor explosión de crecimiento en USA con salarios en aumento sostenido, sin apenas regulaciones, impuestos y sin paro (Los trabajadores vieron reducida su jornada laboral sin necesidad de imponerlo por ley, gracias al aumento de su productividad).

En Asia los países que fueron abriéndose al mercado abandonaron la pobreza para pasar a integrar la lista de los países más ricos, los llamados “tigres asiátcos” (Hong Kong, Tawian, Corea del Sur y Singapur). Singapur con un mínimo peso del Estado del 15% y mucha libertad económica pasó de país pobre a país más rico del mundo en pocas décadas. También lidera rankings en sanidad y educación. No tienen paro técnico. Es por ello que, sólamente en lo económico (no en el resto de libertades), Singapur es el modelo económico más cercano a día de hoy (gracias a lo cual multiplicó su PIB x5 en 25 años).

Hoy en día la pobreza absoluta sigue disminuyendo a pasos agigantados gracias a la globalización y la apertura comercial, estableciendo medidas económicas como la eliminación de aranceles. Los salarios aumentan de manera acelerada en los países pobres que se van incorporando lentamente al capitalismo, como es el caso de China y la India.     

En Europa incluso países ricos como Suecia y Dinamarca (que pueden permitirse por ello un amplio Estado del bienestar) consiguieron su riqueza gracias al libre mercado del que disfrutaban en el siglo XIX y parte del XX. Incluso Suecia ya venía reduciendo su desigualdad previo al Estado del Bienestar.

Tras expandir su Estado, estancarse y  hacerse insostenibles, tuvieron que retroceder con privatizaciones masivas en pensiones, sanidad y otros servicios. Todavía poseen un amplio Estado redistribuidor que van compensando con alta libertad económica y facilidad para hacer negocios.

Los países con más libertad y menos regulaciones en el ámbito laboral como Suiza y Dinamarca apenas sufren paro técnico y es de los más bajos de Europa. Son dos ejemplos de países con poco Estado y amplio Estado respectivamente en cuanto a gasto público/PIB. También esta dinámica de crecimiento económico se ve favorecida por la facilidad de hacer negocios como refleja el índice doing business. Éste índice y también el controvertido índice de libertad económica estudian parámetros favorables a la actividad comercial y la inversión, encontrando países con tamaños de Estado grandes y pequeños en los primeros puestos. No demuestran relaciones causales ni la superioridad de ninguna ideología, pero como mínimo indican que tanto Estados pequeños como grandes en su gasto/PIB pueden ser funcionales y muy prósperos y las cosas que tienen en común los países ricos para generar riqueza.  Los países que más riqueza crean tienen en común una serie de parámetros muy seleccionados (estabilidad monetaria, estados de derecho, respeto a la propiedad, libertad de comercio, facilidad para hacer negocios…etc.), en definitiva parámetros que hacen a un país atractivo a la actividad empresarial y la inversión.

Actualmente muchos países se alejan de estos modelos de crecimiento sin paro técnico y salarios crecientes por la expansión del Estado y el intervencionismo regulatorio en el mercado laboral, que hacen menos atractivos los países para la inversión y la actividad empresarial (que al final es lo que crea empleo y riqueza). El intervencionismo en el sistema financiero a través de los bancos centrales provoca, además, terribles crisis destructivas de riqueza, dando pie a mayores tentaciones intervencionistas tanto entre los políticos como en la población.

Debemos buscar los modelos que fomentan un mundo más ético y compatible con la libertad y la prosperidad, con instituciones jurídicas sólidas que protejan la libertad, la propiedad y los contratos, pues también tenemos la evidencia de que el respeto a la propiedad privada se correlaciona fuertemente con la prosperidad y la disminución de la pobreza. No sólo libertad en movimiento de capitales sino también en el de personas (existen estudios que calculan que como mínimo se multiplicaría el PIB mundial x2 gracias a la libre inmigración).

Se puede ir evolucionando gradualmente hacia un Estado más reducido, liberal y menos paternalista, que se ocupe de pocos asuntos, entre ellos de gente necesitada en caso de ser necesario (ya sea rentas mínimas de inserción. asistencia directa o cheques sanitarios y escolares).

CONCLUSIÓN:

Pese a las numerosos indicios que existen, es difícil demostrar con matemáticas que el liberalismo económico es el mejor sistema económico o el sistema más óptimo (la economía como ciencia social tiene esas limitaciones y existen defensores de diferentes modelos con diferentes argumentos. Pero como mínimo hay un consenso claro entre economistas respecto a la libertad de comercio Internacional y globalización como fuente de prosperidad, como dice Krugman en su introducción, si todos los economistas formasen una secta tendrían como lema el Libre Comercio).

He tratado de demostrar que existen suficientes evidencias o indicios de que el modelo liberal es perfectamente funcional. En futuros posts se argumentará desde el punto de vista filosófico que se trata del sistema más compatible con la ética y la igualdad moral de las personas. De ser argumentado con éxito el punto de vista filosófico (y dado que tenemos bastantes indicios de su funcionalidad para satisfacer las necesidades económicas de la manera más óptima) cabría considerarlo el mejor sistema de los posibles. Más información, evidencias empíricas y modos de organización concretos en todos los ámbitos en el libro Una Revolución Liberal para España de Juan Ramón Rallo.

NOTA: Sobre si la anarquía de libre mercado es viable es cuestión no resuelta y debatible. De momento a falta de evidencias y estudios teóricos en contra, el modelo que más probablemente sea estable, el que más certezas tenemos de que lo sea es el del Estado mínimo = seguridad, defensa, justicia y asistencia social. Aquella sociedad que minimiza la pobreza y permite una protección y vida digna a todos sus ciudadanos, gozando de la mayor libertad posible. Con un Estado protector allá donde no llega el mercado ni la solidaridad voluntaria.

Advertisements